A.K. Damm: la cerveza alsaciana

Refinamiento francés y carácter alemán

AK Damm fue creada con motivo del 125 aniversario de Cervezas Damm (en 2001) para rendir homenaje a nuestro fundador – maestro cervecero – August Kuentzmann Damm.

AK Damm es la cerveza que mejor representa el método original que August Kuentzmann Damm trajo consigo de Alsacia. Alsacia es una pequeña región situada en la frontera entre Francia y Alemania, que cuenta con una larga tradición cervecera. Actualmente Alsacia pertenece a Francia, si bien en ciertos periodos de la historia fue alemana. Es por ello que esta región combina el cáracter de ambas culturas.

Receta original alsaciana

AK Damm es un producto con una personalidad única, una alta calidad y exclusividad.

Ello se debe a su elaboración basada en la receta del Método Original de nuestro fundador, a una rigurosa selección de ingredientes y a una esmerada y lenta elaboración en bodega.

El resultado es una perfecta combinación del carácter alemán con la suavidad y refinamiento francés.

Una presentación exclusiva

AK Damm muestra un sofisticado envase: combina tradición y modernidad, reforzando la naturaleza alsaciana y el carácter exclusivo de la cerveza.

Asímismo, la cigüeña, símbolo emblemático de Alsacia, presenta un protagonimo tanto en la etiqueta como en el collarín.

Nota de cata

Tiene un color caoba claro de reflejos tostados, con una espuma ligeramente dorada. Es una cerveza limpia y brillante, con una burbuja densa y delicada.

Se realzan los aromas especiados y penetrantes. Las sensaciones de dulzor-amargor se equilibran con una buena acidez y la sensación a levadura fresca.

Los tostados y la salivación que provocan la dotan de una personalidad delicada y sabrosa.

Se trata de una cerveza para tomarla con una copa larga tipo flauta. La temperatura recomendada para su consumo es de 5 a 7 grados.