Una de las referencias sidreras de nuestra provincia es Bereziartua Sagardotegia. Esta sidrería ha ido pasando de generación en generación, pero siempre siendo fiel al respeto de la tradición y buscando ofrecer un producto de máxima calidad.

En 1870 comenzó la andadura de la familia Bereziartua en el mundo sidrero, en el caserío que tenían en plena calle principal de Ergobia. El primero en llenar las kupelas fue Jose Maria Bereziartua, que pasó el testigo a Geronimo Bereziartua.

Con Jose Miguel Bereziartua la sidrería cambió su ubicación por la actual, a la salida de Astigarraga, era el año 1977. Es en la misma casa donde está situado Bereziartua donde nacieron la cuarta generación de la familia, Oskar y Aitor Bereziartua, lo que les ha llevado a conocer desde bien pequeños los entresijos del mundo y la cultura de la sidra. Entre padre e hijos siguen siendo fieles a la tradición y abren las puertas de su sidrería el viernes anterior a San Sebastian, puertas que se mantienen abiertas hasta el último sábado de Mayo.

Durante estos cuatro meses podremos disfrutar de una sidra de gran calidad. La de 2015, comparada con anteriores añadas, es más ligera de beber, con mucho cuerpo, parámetros muy estables y un color muy bonito, de un amarillo intenso que te invita a beberla de un buen trago.

Tiene una graduación alcohólica algo más baja que las añadas anteriores. La cosecha de la manzana, aunque haya sido algo más pequeña, las manzanas utilizadas para la elaboración de esta preciada bebida han sido de gran calidad.

Nos quedan cuatro meses para degustar la sidra de Bereziartua, mientras acompañamos los buenos tragos de sidra con un espectacular menú de sidrería, elaborado con mucho mimo y que hacen que nuestra visita para degustar la sidra Bereziartua sea inolvidable, porque no nos olvidemos que aquí el protagonista principal de la película es la sidra, servida al txotx directamente desde las kupelas.

El menú de sidrería es el habitual, el tradicional, que comienza con una sabrosa tortilla de bacalao, seguida de un bacalao frito en su punto acompañado de unos buenos pimientos verdes. Seguimos disfrutando con una chuleta de esas de chuparse los dedos, asada en su punto, tierna y de una gran calidad. Para terminar el postre tradicional de queso, membrillo y nueces. Todo ello acompañado de la mejor sidra o agua. Typical sidrero!

Pero una vez cerradas las puertas de Bereziartua podemos seguir disfrutando de este maravilloso producto embotellado en nuestras casas o bares. Nos ofrecen tres tipos de sidra: la tradicional, la de toda la vida y que podemos beber directamente de la kupela durante la temporada; la edición gourmet, elaborada a partir de una cosecha seleccionada y con manzanas que se encuentran en su punto perfecto de madurez; y la tercera, la de Eusko Label, la sidra elaborada con manzana vasca en su 100%, certificada y homologada con el sello de Kalitatea.

Pero Bereziartua ha conseguido abrir las puertas del mercado, aunque esté siendo una apertura paso a paso, está consiguiendo que este producto, que tanto nos gusta en nuestra tierra, se esté conociendo y degustando en el mercado nacional e internacional.

Una sidrería de las de toda la vida, de esas que siguen siendo fieles a la tradición de abrir durante cuatro meses al año, y que siguen dando el protagonismo a la sidra, que es al fin y al cabo la razón de nuestra peregrinación anual, o peregrinaciones, a las sidrerías.

145 años de historia son cara muestra de que en Bereziartua Sagardotegia saben hacer sidra de la buena, de la que te hace feliz trago tras trago. Bejondeizuela Bereziartua familia, segi horrela! ¡On egin!

Nombre: Bereziartua Sagardotegia

Dirección: Bere-Aran Etxea. Iparralde bidea 16 (Astigarraga)

Teléfono: 943555798

Abre: Lunes a viernes a la noche, y sábado mediodía y noche.

Comedor: 1 para 150 comensales

Precio: Menú sidrería 30-32€