Bergara: pinchos, pinchos y más pinchos

Junio de 1950, Patxi Bergara y Eladia Bidegain tienen todo listo para abrir por primera vez la persiana del Bar Bergara, situado en la calle General Artetxe del barrio donostiarra de Gros. Todo listo para empezar a servir y a preparar los primeros menús del día, los menús para los trabajadores de los alrededores, todo listo para que este bar de barrio ayude a dinamizar Gros.

Damos al botón del mando que adelanta la película y nos plantamos en el año 1982, donde tras una reforma total del bar es la segunda generación de la familia la que toma las riendas del Bergara con los tres hermanos Patxi, Kontxi y Maria Angeles Bergara al mando junto con Blanca Ameztoi, esposa de Patxi.

Es una época y un periodo importante para el bar dado que deciden apostar por los pinchos y bocadillos. Lo que parece una arriesgada apuesta, se convierte en todo un éxito llegando a ganar el primer concurso de banderillas organizado por la Cofradía de la Gastronomía en el año 1989 con su famoso Cocktail Bergara, ahora bautizado como cocktail Txapeldun, elaborado con piña, manzana, langostino y salsa rosa. A principios de los años 90 se convierten en pioneros de la cocina en miniatura, convirtiéndose los pinchos del Bergara en toda una referencia culinaria de Donostia.

Ya por esta época Monty Puig-Pei Bergara (estudió en la Escuela de Cocina del Instituto Vasco de Nuevas Profesiones) y Esteban Ortega Bergara (autodidacta en el mundo de la hostelería) empiezan a trabajar y a conocer los secretos de la cocina de la familia, pero es en el año 2008 cuando cogen el relevo y se convierten en los nuevos capitanes del Bar Bergara,  contando con la colaboración y ayuda de sus respectivas mujeres Katixa Cascante y Susana Erdocio.

Para sacar adelante el trabajo de día a día y mantener el excelente nivel culinario del bar cuentan con el apoyo de un gran equipo: Onil, Gilmer, Jose, Blanca, Mertxe, Lorena, Rolly, Patxi e Irati. Trabajo que se ha visto reconocido con los premios Más Pintxos entregado por este periódico hace pocas fechas.

 En el Bar Bergara las indiscutibles estrellas son los pinchos. Han sido, son y seguirán siendo referencia, no solo de su cocina, sino de la cocina en miniatura donostiarra, desde los pinchos tradicionales, hasta los pinchos más innovadores. Es indispensable visitar este bar de Gros para conocer de cerca de donde viene, donde está y donde irá la cocina de los pinchos.

Es cruzar la entrada del Bergara y quedarte anonadado, sin palabras, al vislumbrar la barra, una barra llena de color, olores y sabores, de pinchos como el txupito de txangurro, la falsa lasagna de anchoas, el gratinado de pisto con champiñon y salsa muselina de y virutas de jamón, la hamburguesa de tomate raff con bacalao macerado, el anteriormente mencionado cocktail txapeldun. Todos ellos junto a pinchos tan históricos de nuestra cocina como el pastel de pescado, la ensaladilla rusa o el pincho donostiarra.

Pero hay cinco pinchos que no hay que dejar sin probar si visitamos el Bergara, porque son historia viva del bar y referencia de su cocina: el Txalupa, el Txopito, el ajoarriero, la tortilla de anchoas y el revuelto de anchoas y piquillos.

Si la barra es impresionante, que decir de los pinchos que salen de su cocina, pura maravilla gastronómica con algunos sabores que nos harán viajar hasta el lejano oriente, con delicias en miniatura como el Itxaso, el rissotto de hongos con foie, el fideua, la carrillera guisada, la vieira gratinada, el cuchara de hongos con crema de marisco y los “orientales” mini-hamburguesa de Wagyu con wasabi y el crujiente de langostino con soja y sesamo.

No sería de extrañar que entre tanta maravilla de pincho no supieseis cual o cuales elegir, en ese caso podéis optar por el menú degustación de pinchos a 18€, con seis miniaturas culinarias, postre y bebida.

Pero no solo de los pinchos vive el Bergara, también cuentan con bocadillos como el Bergara, el montadito o el de txopitos; y con raciones como los txopitos, la ensaladilla, las tortillas al plato o el ajoarriero, entre otros muchos.

Todo ello para terminar con una excelente selección de postres caseros entre los que se encuentran el tiramisú, la tarta de queso con frambuesa, el flan de café con ron, las trufas caseras o el queso, membrillo y nueces.

65 años siendo una referencia culinaria de nuestra ciudad, 65 años haciendo disfrutar a propios y visitantes, 65 años de excelente trabajo. ¡Zorionak a toda la familia Bergara! ¡On egin!

Nombre: Bar Bergara

Dirección: General Artetxe 8 (Donostia)

Teléfono: 943275026

Comedor: 1 para 35 comensales

Cierre: Nunca

Precio: Menú degustación 18€ / Pinchos 2,50 – 4€