Hay sitios en los que uno se siente como en casa, bares y restaurantes que tras visitarlos varias veces te hacen sentir como en casa, como si fueras uno más de los miembros de la plantilla, establecimientos a los que repites visita por varias razones, por el trato, por la comida, por el sitio, o simplemente porque te gustan. Eso me pasa a mi con Bokado San Telmo, el bar-restaurante situado en el propio museo, el cual visito cada dos por tres.

Cuando renovaron el museo y volvieron a abrir sus puertas, hicieron sitio a un lugar gastronómico, donde poder disfrutar de lo mejor de la cocina donostiarra y vasca. El 28 de Marzo del 2011 abría las puertas Bokado San Telmo. Jesus y Mikel Santamaria y Jose Mari, tenían muy claro lo que querían en un principio, recuperar el espíritu y la esencia de lo que fueron el Aloña Mendi (1982) y el Oñatz (1991), pioneros en ofrecer menús elaborados a base de pinchos.

A lo largo de estos cuatro años han ido poco a poco dando forma al concepto y hoy en día se ha convertido en un pequeño museo gastronómico, un museo a la buena gastronomía y a los pinchos, empezando por su renovada y cuidada barra, decorada con estilo y elegancia en la que encontraremos pinchos fríos tradicionales de nuestra cocina y también alguna nueva propuesta culinaria; y siguiendo por la elaborada carta donde nos ofrecen platos que harán las delicias de todos los amantes de la buena gastronomía. Visitar Bokado San Telmo es visitar un bar-restaurante donde disfrutar de la alta cocina de una manera informal tanto en el comedor, como en su impresionante terraza.

David Alvarado, Carlos Camba y Lupe Vaquero son los responsables de la cocina, los que se encargan de que los platos salgan a la perfección directos para que los disfruten los comensales. La sala está dirigida por Idoia Larrañaga, que lleva 8 años con Bokado, una gran profesional a la que no se le ningún detalle, ayudada por Max Burlechok y Liva.

Para la ocasión han recuperado varios pinchos históricos que en su día fueron referencia en el Aloña Mendi y en el Oñatz, como el crep de txangurro y el milhojas de cordero y patatas panadera. A estos se le suman delicias en miniatura como la tortilla de patata hecha al momento, la roca de mar, la croqueta de almeja en salsa verde, el guiso de txangurro y coliflor y la pizza de bacalao “Aloña” en pan de cristal.

Para compartir encontramos raciones como los buque insignia de la casa las patatas casi bravas o las otras bravas sin piel (no hay que dejarlos de probar), junto con los beguihaundis fritos, las tres ensaladillas, el arroz con guiso de calamar, el trío (piquillos confitados, ventresca y antxoa en salazón), la tortilla de bacalao, la tempura de verduras con humus de garbanzos y soja, las almejas con patatas y refrito, el pulpo con “patatas” y las alitas de pollo con “tres buenos mojos”.

Para continuar del muelle nos llegan la merluza rebozada con pimientos verdes, las kokotxas de bacalao con pilpil de choriceros y los chipirones en su tinta con arroz suflado. Además, callos “ricos” con huevo a baja para untar, caracoles con conejo de monte y el taco de ternera guisada con sandia. Volando vienen los huevos coloraos fritos y el pichón “a por uvas”.

Antes del postre nos ofrecen una gran selección de quesos: el Idiazabal ahumado o sin ahumar, el del Roncal, el Comté viejo y el Geo asturiano. Todos ellos para luego acabar goxo goxo con la mamia con frutos rojos a parte y miel, el melocotón asado en sopa de queso fresco y el arroz con leche merengada y frambuesa. Y no os olvidéis a la hora de tomar el café de pedir los Pantxokolates, una delicia, una maravilla de chuparse los dedos.

Si en vez de andar dudando en la elección entre semejantes manjares de nuestra cocina, siempre podemos optar por cualquiera de los menús que nos ofrecen el San Telmo, el Bokado o el de compartir, un menú para picotear para cuatro personas, aunque siempre están abiertos a los gustos del cliente pudiendo elaborar menús ajustados. A los mediodías entre semana nos ofrecen el Plato del día, una sopa o crema, con un plato y ensalada.

Pero Bokado San Telmo va más allá y ofrece talleres gastronómicos, dirigido a todas aquellas personas que quieran disfrutar y aprender con la cocina. También tenemos la opción de disfrutar de sus delicias en miniatura en nuestra propia casa gracias a Bokados para llevar. Entrando en www.bokadosparallevar.es Bokado nos ofrece la forma fácil de disfrutar de sus pintxos donde y cuando queramos.

Yo siempre digo que es un pequeño museos gastronómico desconocido Bokado San Telmo, pero es descubrirlo y repetir, volver a visitarlo. ¡On egin!

Nombre: Bokado San Telmo

Dirección: Plaza Zuloaga s/n (Donostia)

Teléfono: 943573626

Comedor: 1 para 70 comensales / 1 terraza para 50 comensales

Cierre: Invierno: Lunes y las noches de martes a jueves / Verano: Lunes

Precio: Carta 20-25€ / Plato del día 13€ / Menú San Telmo 18,50€ / Menú Bokado 26€ / Menú para compartir 60€