Hacía tiempo que no volvía a sentarme en el comedor del Irubide Jatetxea de Hernani. Tenía pequeños recuerdos de lo que fue mi primera experiencia allí, recordaba que disfruté como un enano y que me sorprendió lo que comí, porque encontrándome donde me encontraba, pensaba que disfrutaría de una buena cocina tradicional vasca, pero no que tuviera esos toques especiales, diferentes, que convirtieron una simple comida en todo un espectáculo gastronómico y culinario.

Os estaréis preguntando, ¿Donde está el Irubide Jatetxea?. Este establecimiento se encuentra en la carretera que une Hernani y Goizueta, exactamente en el barrio de Epele, a donde llegaréis una vez pasado el polígono de Zikuñaga. En la carretera os encontraréis con un cartel que os anunciará la entrada al Irubide Jatetxea a la izquierda.

Al frente del restaurante Pili Bereziartua, una mujer todoterreno que lleva la friolera de 40 años trabajando en el Irubide, los últimos 20 años siendo la responsable. Aunque lleve 40 años, Pili no vio abrir por por primera vez la puerta del restaurante, ya que eso ocurrió en el año 1905. 110 años de historia esconden sus paredes, ahí es nada, 110 años haciendo disfrutar y dando de comer a todo aquel que se ha sentado en sus comedores, y han sido unos cuantos

Pili es la cuarta generación de una familia donde las mujeres han sido las que han llevado el timón del restaurante, claro ejemplo de la importancia que ha tenido la mujer en nuestra historia culinaria. La historia comenzó de la mano de Manuela Elizondo, luego fue el turno de Bernarda Miner, después de Pepita Iraola y por último de Pili Bereziartua, que no se encuentra sola en el restaurante, cuenta con la colaboración puntual de su hijo Txomi Astiasuinzarra, en la sala, y de Lorena San Matias en la cocina.

Si te dicen que un restaurante lleva abierto 110 años, te imaginas que seguirá ofreciendo una suculenta cocina tradicional, o eso es lo que me imaginé yo la primera vez que lo visité. Pili sigue siendo fiel a la herencia culinaria recibida por parte de las mujeres de su familia, sigue ofreciendo una maravillosa cocina de siempre, con platos representativos de la cocina vasca, pero cada plato tiene un toque especial, algo más que lo hace diferente, que hace que la visita al Irubide sea toda una sorpresa, porque si algo tiene claro Pili es que tiene que conseguir atraer a la gente hasta Epele, para ello elabora una cocina casera, con mucho mimo y con elaboraciones especiales en cada plato.

Si nos adentramos en la carta, uno de los puntos fuertes entre los entrantes son las ensaladas, entre las que encontramos la de chipirones, la de jamón con virutas de foie, la de queso o la de bogavante, espectacular, donde nos encontraremos con un bogavante entero hecho a la plancha con fruta, lechuga y sorbete de rúcula. Además podremos degustar las alcachofas, que las preparan de tres formas diferentes, salteadas con jamón, rebozadas o con vinagreta; y los sorprendentes fritos caseros, presentados en una especie de noria, donde disfrutaremos de calamares y una degustación de croquetas, que pueden ser de pimiento, chipirón, foie, jamón o hongos, dependiendo del mercado.

En lo que a pescados se refiere, podemos apostar por las vieiras a la plancha con hongos, foie y una salsa de trufa; los chipirones, que los podemos tomar en su tinta o a la plancha; la merluza, que nos la ofrecen a la plancha o acompañada de una salsa de hongos; o el bacalao con piperrada y patatas paja, con el toque especial del helado de pimiento.

En el apartado de las carnes tenemos que destacar el solomillo con guarnición o con foie, una elección en la que podréis disfrutar de un pequeño helado de hongos espectacular; el magret de pato a la plancha con salsa de mango y jazmín; el exótico solomillo de canguro con guarnición, una carne más suave que la de ternera; y el cordero o cabrito asado, los cuáles se recomiendo pedir previo encargo por su tiempo de preparación.

Cuando abráis la carta de postres, os costará decidiros por alguno, en primer lugar porque todos están deliciosos y son elaborados en casa, y segundo por la variedad que encontraréis en ella. A la derecha tendréis los postres típicos como la tarta de queso, y el yogur casero; mientras que a la izquierda os encontraréis con los postres novedosos como el licuado de frutas exóticas con espuma de yogur; la crema de yogurt con sorbete de mandarina; el pudding de café con baileys; el sorbete de yuzu; o el postre que no deja indiferente a nadie “Gin-tonic con sorbete de limón”, que se trata de una espuma de gin-tonic acompañado con una salsa de manzana y sorbete de limón.

110 años de trayectoria, 110 años siendo fiel a nuestra historia culinaria, 110 años de mantener la línea marcada por las mujeres de la familia, pero el Irubide Jatetxea sigue en plena forma con una cocina especial, diferente y que os sorprenderá. ¡On egin!

Nombre: Irubide Jatetxea

Dirección: Epele Auzoa 7 (Hernani)

Teléfono: 943552480

Cierre: Domingo

Comedor: 1 para 23 comensales / 1 para 45 comensales

Precio: Menú del día 11€ / Menú fin de semana 20€ / Carta 35 – 40€