Santo Tomás: homenaje a la txistorra

21 de Diciembre. Día señalado en rojo en el calendario donostiarra. Un olor invadirá las calles donostiarras, el olor de la txistorra. Un producto que durante las horas que dura la fiesta la podremos degustar en pintxo, bocadillo o talo. Junto a la sidra y a la cerda Jaxinta, se convertirán en los protagonistas de la fiesta de mañana.

Para conocer los secretos de este gran producto que durante estos días invade las carnicerías y tiendas donostiarras, nos hemos acercado hasta la Carnicería Pierre, de Intxaurrondo. Un templo de este gran producto que desde hace tantos años elaboran con mucho mimo Pierre y Kontxi, muestra de ello son las 8 txapelas obtenidas en el concurso de txistorra de Santo Tomás.

Hoy a la tarde hablando con ambos, se acordaban de aquel primer concurso de txistorra que ganaron en los bajos del ayuntamiento donostiarra. Nos tenemos que remontar 30 años atrás, para rememorar aquel primer concurso, en el que cada participante debía llevar su txistorra, pero no solo eso, tenían que ir al concurso con su cocina, bombona y sartén. Cada uno freía su propia txistorra. ¡Cuánto han cambiado las cosas desde entonces! Mañana los elaboradores de txistorra que se presenten al Concurso de Euskal Herria de txistorra, solo se tendrán que preocupar de presentar la rista de este gran producto, siendo los miembros de la organización los encargados de freírla y presentarla al jurado.

Volviendo a la Carnicería Pierre de Intxaurrondo, nos han contado que al año elaborarán unos 500kg de txistorra, pero poco a poco. Elaboran una tanda, la colocan en la carnicería y cuando se vende toda, lo cual no suele ser mucho tiempo, vuelven a elaborar otra nueva tanda, así hasta los 500kg. Pero en sus años de txapelas, Pierre y Kontxi han llegado a elaborar alrededor de 1000kg. Y conseguían venderla toda. Está clara la razón, ¡elaboran la mejor txistorra!

¿Y que secreto guarda la txistorra de Pierre? Eso no os lo vamos a aclarar, porque cada mago tiene su librillo y eso se queda en la carnicería. Pero si nos han contado que elaboran la txistorra con la panceta y cabezada de cerdo, pimentón, ajo y agua. Todo ello amasado con cariño, sin darle muchas vueltas a la mezcla, para luego meterla en la embutidora y conseguir ese maravilloso producto que es la txistorra. Luego colgarla en un lugar privilegiado de la carnicería y ahí se queda, guardando su frescor, hasta que alguien decida deleitarse con este manjar.

Aprovecho estas líneas para animaros a todos a que os acerquéis hasta Intxaurrondo y disfrutéis de la txistorra de Pierre y Kontxi, porque merece la pena sin ningún tipo de duda, es la mejor. Pero espabilar, porque en julio se jubilan. Así que solo nos quedan siete meses para disfrutar de esta maravillosa txistorra.

A todos los demás, desearos un buen día de Santo Tomás e invitaros a que os acerquéis a la carpa que está situada en la Plaza Gipuzkoa, para poder disfrutar del Concurso de Txistorra de Euskal Herria y de paso, apoyar el Proyecto Sabores, disfrutando de un gran bocadillo de txistorra que se servirán en la misma carpa.