Empezamos el nuevo curso escribiendo sobre el templo de la gastronomía, el lugar de peregrinación para los grandes amantes de la gran cocina, tanto propios, como venidos de todos los rincones de nuestro planeta: el Restaurante Arzak.

Una larga trayectoria de 117 años tiene el que hoy en día está considerado como el octavo mejor restaurante del mundo, se dicen pronto. Desde su ubicación en el “Alto de Vinagres” el Arzak ha visto cambiar la ciudad, y también la cocina vasca. Cuanto han cambiado las cosas desde aquella bodega de vinos y bar de pueblo que abrieron los abuelos de Juan Mari, José María Arzak y Escolástica Lete. Francisca Arratibel y Juan Ramón Arzak hicieron evolucionar el restaurante y convertirlo en una casa de comidas de relevancia en Donostia. Y luego ya llegó la explosión culinaria de la tercera y cuarta generación.

El tándem que componen Juan Mari y Elena se ha convertido en inolvidable e imprescindible de la gastronomía vasca, elevándola hasta convertirla en referencia culinaria mundial. Pero en ese éxito también tiene su parte de culpa ese gran equipo que lleva tantos años ayudando a padre e hija y que hacen que el Restaurante Arzak sea una gran familia.

En las raíces de las recetas del Arzak se encuentra la cultura vasca, las costumbres de nuestra tierra, evolucionadas y traídas a este siglo XXI en forma de arte culinario. Porque arte es lo que hacen, cada plato es una obra de arte, para la vista, para el olor y para la vista. Puro espectáculo. Es sentarse en la mesa y disfrutar, cerrar los ojos y gozar, degustar y quedarte sin palabras. Esa es la cocina del Arzak, arte hecho para comer y disfrutar.

El mejor ejemplo de la cocina de Juan Mari y Elena es el menú degustación que hoy en día ofrecen en el Arzak que comienza con cinco grandes picas: gyoza de gambas y moringas, el bonito y fresa marinada, el biter de frambuesa, el chorizo con tónica y la gilda de zanahoria y ssamjang.
Seguimos con la “Manzana sanguina de remolacha”, una manzana inyectada de remolacha acompañada de foie cremoso y “nacar” de patata; el “Bogavante mar y huerta”, un bogavante asado acompañado de un crep crujiente con forma de estrella y hojas frescas; y el “Ovolácteo light”, un huevo con corteza semicrujiente y baobab acompañado de “hojas lácteas” y cuajados.

Entre los pescados tendremos que tomar la díficil decisión de elegir entre el “Rape con espino amarillo”, un lomo de rape asado acompañado de “huevas crujientes de bogavante” y espino amarillo o cambrón aportando toques ácidos; o el “Bonito con ruibarbo”, un bonito ligeramente ahumado junto a filetes de ruibarbo y lirios fritos.

Y luego llega el dilema de que plato de carne comer o el “Pichón pepita”, una pechuga de pichón asada sobre un unte de frutos secos acompañado de elaboraciones de pepitas; o el “Cordero con yeso”, un cordero con topinambos enyesados y asados, yuca frita y su jugo.

Esta fiesta de la gastronomía la culminamos con el “Trufón de chocolate”, una trufa voluminosa de cacao y azúcar que guarda en su interior un cremoso de chocolate y alagarroba; y el “Limón negro”, una imagen de limón negro crocante y espolvoreado con el mismo fruto en interior de crema cítrica dulce.

Este 2014 es especial en el Arzak, se cumplen 25 años desde que en el año 1989 le concedieron la tercera Estrella Michelin, logro jamás conseguido por ningún otro restaurante, y menos vasco. ¡Zorionak a toda la familia Arzak!

Nombre Restaurante Arzak

Dirección Avda Alcalde Elosegi 273 (Donostia)

Teléfono 943278465

Cierra Domingo y lunes

Precio Medio 189€