Si hay una cosa que me encanta de este trabajo, es el de sentarme en una mesa esperando una cosa, y ser sorprendido con una cocina totalmente distinta a la que te esperas. Y me gusta más el hecho de poder dar a conocer a todos vosotros esos rincones especiales de nuestra provincia, para que vosotros también podáis ser sorprendidos.

Para ser sorprendidos esta semana tenéis que coger el coche y desplazaros hasta Hernani. Una vez allí, cogéis la carretera dirección Goizueta y antes de llegar a Ereñozu os encontraréis con el barrio de Epele. Una vez llegado hasta aquí, en el lado izquierdo de la carretera podréis ver un cartel negro con unos cubiertos grises y blancos que señalan la entrada al Irubide Jatetxea. Coger el desvío y nada más coger la carretera, tenéis a vuestra derecha el restaurante.

Si un restaurante lleva abierto 109 años, normalmente suele ser señal de que ha trabajado bien durante muchos años y que sigue funcionando. Este es el caso del Irubide. Este establecimiento hernaniarra, abría sus puertas en el año 1905 y desde entonces se ha dedicado a satisfacer, con grandes delicias, los estómagos de todos los que nos hemos sentado en sus mesas.

Fue Manuela Elizondo la que puso en marcha los fogones del Irubide y la que comenzó esta exitosa y larga trayectoria. La segunda generación estuvo representada por su hija Bernarda Miner, para luego ceder el testigo a la nieta de Manuela, Pepita Iraola. Hoy en día es Pili Bereziartua, bisnieta de Manuela y cuarta generación de la familia, la responsable de deleitarnos con una maravillosa comida. Cuenta con la ayuda en la sala de su hijo Txomin Astiasuinzarra y de Lorena San Matias en la cocina. Pili lleva más de 40 años ayudando en el Irubide, los últimos 20 siendo ella la encargada. Como veis, esta casa es claro ejemplo del matriarcado vasco y también ejemplo del éxito de los restaurantes familiares. Así que solo os queda acercaros, sentaros y tomarlo con paciencia, para luego disfrutar de la cocina del Irubide.

¿Qué nos encontraremos en los platos que vayan saliendo de la cocina? Pili tiene muy claro que para conseguir atraer a la gente hasta el Barrio Epele, tienen que ofrecer algo especial, algo que sorprenda al cliente y que le haga volver, pero eso sí, sin olvidarse de las raíces que tenemos en nuestra tierra, ofreciendo una gran cocina tradicional vasca como base. En el Irubide nos encontraremos con una cocina casera, elaborada con mimo y con un toque especial en cada plato, que os sorprenderá.

Si nos adentramos en la carta, en los entrantes nos encontramos con la ensalada de hongos, langostinos, pimientos rojos, coulis de pimientos y sorbete de rúcula; el revuelto de hongos con erizos de mar; los crepes; los pimientos verdes rellenos de rabo; o los sorprendentes fritos caseros, donde disfrutaremos de calamares y una degustación de croquetas, que pueden ser de pimiento, chipirón, foie, jamón o hongos, dependiendo del mercado.

En lo que a pescados se refiere, podemos apostar por las vieiras a la plancha con hongos y foie; el bacalao con piperrada y patatas paja, con el toque especial del helado de pimiento; el rape al horno; o los chipirones, que los podemos tomar en su tinta o a la plancha.
En el apartado de las carnes tenemos que destacar el solomillo con guarnición o con foie, una elección en la que podréis disfrutar de un pequeño helado de hongos espectacular; los escalopines de foie con higos y pétalos de violeta; el cabrito al horno; o el exótico solomillo de canguro con guarnición, una carne más suave que la de ternera.

Cuando abráis la carta de postres, os costará decidiros por alguno, en primer lugar porque todos están deliciosos y son elaborados en casa, y segundo por la variedad que encontraréis en ella. A la derecha tendréis los postres típicos como las tartas de queso, yogur o trufa; mientras que a la izquierda os encontraréis con los postres novedosos como el licuado de frutas exóticas con espuma de yogur; el pudding de café con baileys; el sorbete de yuzu; o el postre que no deja indiferente a nadie “Gin-tonic con sorbete de limón”, que se trata de una espuma de gin-tonic acompañado con una salsa de manzana y sorbete de limón.

Solo con ver la carta podréis ver que nos encontramos ante un restaurante especial y con la capacidad de sorprender. Les deseamos que sigan otros 109 años con la misma ilusión y la misma capacidad de trabajo. Nosotros, si hace falta, seguiremos disfrutando y sorprendiéndonos con su gastronomía. ¡On egin!

Nombre: Irubide Jatetxea

Dirección: Epele Auzoa 7 (Hernani)

Teléfono: 943552480

Cierre: Domingo

Comedor: 1 para 23 comensales / 1 para 45 comensales

Precio: Menú del día 11€ / Menú fin de semana 20€ / Carta 35 – 40€